En los límites de la ciencia: El casco de Dios