Dólmenes, los templos del misterio