Ramiro Calle, maestro yoga: “He conocido personas que se alimentaban sólo de dos tazas de té al día”