‘La Anunciación’, el alma se desdobla