Corea del Norte, ¿Photoshop o ‘supersoldado’?