Punta Carnero, una visión escalofriante