¿Cirugía psíquica o cirugía ‘chapucera’?