“La nevera ha salvado más vidas que la penicilina”