Rosa escuchó una voz que decía: “No te lo puedes llevar que yo lo protejo”