Un gran felino podría estar detrás de las muertes