Los fetos guardan información genética de la especie