La geobiología marca el punto exacto donde aparece el hombre