Jaime vive aterrado desde hace cinco años