Seres de cabeza ovalada marcan lo que ahora son lugares desiertos