Prípiat, antes y después de Chernobyl: El hombre la destruyó y la naturaleza la recompuso