¿Nuestro planeta acabará como Marte? Existe una profecía que lo confirma