La pesadilla de una familia: su propio domicilio olía a cadáver putrefacto