Una boca con dientes en la oreja de un perro hace que Iker Jiménez tenga que apartar la mirada