Segundo caso del archivo Cámara: el mismo capitán levita para que le contacten