Los objetos sagrados, ¿Está realmente fundada su atribución a Jesucristo?