Los sensores de movimiento confirman presencias inexplicables en un lugar de la Guerra Civil