La doble montura de los monjes guerreros: las espaldas del templario