Misterio 4.0: el ajedrecista y el turco, convertidos en aplicación