Ángela, ¿timada con burundanga?