Cupido debería aprender de Iker Jiménez y Carmen Porter: ¡Esto es puro amor!