La próxima guerra se librará en el espectro electromagnético: drones bomba con GPS o IA con capacidad de supervivencia