El metro de Madrid y los museos: Los lugares con desinformación que podrían tener altos niveles de gas radón