La fotografía al cristal de un mueble revela que no están solos en un taller de costura