La extraña piedra con forma de rostro humano que apareció en una playa malagueña