Un experimento ruso permite respirar bajo el agua a un perro durante media hora