¿Un tumor diabólico? Situado en los ovarios, con restos de pelo y dientes, provoca posesiones demoniacas