¿Una posible cura para el cáncer? Un instituto estadounidense podría haberla encontrado