¿Conspiración en el cielo? Tras la pista de los ladrones de lluvia y el yoduro de plata