La comunidad médica, dividida por la polémica de la electrosensibilidad