El cierre: El ser humano