El cierre: el cerebro