El cierre: El no azar y la fatalidad de la vida