El cierre: “Prosiguen los tiempos vertiginosos”