El cierre de Iker: las nuevas tecnologías