El cierre de Iker: “El público es insobornable”