El cierre de Iker: ¿Por qué ocultar el misterio?