El cierre de Iker: Es necesaria más sed de conocimiento y menos ansia por el consumo