El cierre de Iker: la crisis de valores