El cierre de Iker: ¿Ficción o realidad?