El cierre: Colas en el museo