El cierre de Iker Jiménez: la figura del intoxicador de sucesos