Cierre de Iker: La admirable capacidad de reinvención de David Bowie