Los crímenes de Charles Manson y sus discípulos podrían haber acabado con la vida de Frank Sinatra o Elisabeth Taylor