Las casas malditas incitan a los asesinos a matar a sus víctimas