Canela, agua hirviendo, condones… Los retos virales más peligrosos, a examen